Autoestima y rendimiento escolar

Por lo general, los niños con buen rendimiento escolar tienen una buena autoestima. Tienden a confiar en sus capacidades, dado que esto es causa-efecto (trabajo-apruebo), y a sentirse autoeficaces y valiosos.

La autoestima académica (cómo se percibe el niño en la situación escolar) es muy importante dentro de la autoestima global. Aquellos que tienen un buen desempeño en la escuela, por lo general no presentan problemas de autoestima, y se sientes satisfechos con ellos mismos, también en otros ámbitos. Los que tienen un bajo rendimiento escolar, en cambio, tienden a presentar una baja motivación por aprender, se esfuerzan poco, se quedan con una sensación de frustración por sus experiencias de fracaso, se sienten poco eficaces y evitan los desafíos escolares.  Normalmente estos alumnos, presentan una autoestima baja. cuando logran algún  éxito tienden a atribuirlo a causas externas (suerte, facilidad de la prueba...) y los fracasos a causas intrínsecas ( no puedo, no soy capaz,....) con lo que estas atribuciones tienden a empeorar su autoconcepto con un alto costo emocional, siendo el freno al desarrollo de la autoestima.

Los niños con trastornos específicos del aprendizaje (problemas en la lectoescritura, del lenguaje, concentración....) tienden a presentar rendimientos bajo o muy inestables, y muchas veces, experimentan fracasos escolares. Su autoestima se aprecia disminuída debido a esas experiencias de fracaso repetidas.

El fracaso escolar supone que los problemas de rendimiento escolar y consiguiente baja autoestima y ansiedad generada en el niño no sólo le afectan a él, sino que también repercuten en su núcleo familiar. Éstos a su vez reaccionan de manera tal que en ocasiones agravan el problema, con castigos, retiro de afecto o desvalorización. Si la familia es crítica o etiquetadora el  niño perderá interés, bajará su autoestima y estará en constante actitud negativa por la baja opinión que se tiene de él. Si la familia apoya al niño mostrándole confianza en sus capacidades (sean las que sean, es importante aceptarlo) y dándole apoyo necesario, a pesar de mostrar dificultades, el niño logrará mantener una autoestima adecuada.

Por lo tanto, el colegio y la familiar pueden ser instituciones que respondan apropiadamente a las necesidades del niño, logrando evitar que se produzcan efectos emocionales secundarios a las dificultades de rendimiento escolar.

 

 

VERÓNICA DÍAZ

Psicóloga educativa de AyC

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    rolex replica (martes, 16 agosto 2016 08:56)

    You make it entertaining and you still manage to keep it smart.

  • #2

    omega replica (martes, 16 agosto 2016 08:57)

    I cant wait to read more from you. This is really a great blog.